jueves, 25 de agosto de 2016

Publicidad engañosa, autoridades silenciosas.

Según la nota publicada en el diario virtual "Las Américas" y tal como lo relataron en las redes sociales varios usuarios, durante un seminario internacional organizado por la Superintendencia de Control del Poder de Mercado (SCPM) y la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, en el espacio para preguntas del público, uno de los perjudicados por el falso 4G de Movistar relató el engaño del que fue víctima, el cual ha sido judicialmente demostrado e incluso sentenciado.
Esto refrescó en nuestra memoria uno de los casos más famosos -pero menos comentados- de publicidad engañosa por parte de una telefónica, cuando la empresa Movistar en el año 2011 -sin contar con la tecnología, ni la autorización estatal- promocionó por largo tiempo el servicio 4G el cual no estaba en capacidad de ofrecer, engaño en el que cayeron muchas personas incluso mi hermano y varios amigos.
Es importante anotar que el Gobierno de Ecuador recién asignó la frecuencia 4G a Movistar en el año 2015, pero desde el 2011 esta empresa promocionó el servicio sin tenerlo en avisos de prensa, comerciales de televisión e incluso vallas publicitarias, es decir toda una campaña desplegada. La autoridad de telecomunicaciones de aquel entonces, ordenó suspender la campaña, ante lo cual la operadora hizo caso omiso y la mantuvo al aire por más de un año.
El usuario que intervino durante el comentado seminario acudió ante las autoridades competentes en su momento y logró que la empresa sea sentenciada a pagar una multa de $4 mil y a rectificar a través de medios de comunicación de alcance nacional, mandatos judiciales que la multinacional se niega a cumplir.
Evidentemente el caso del usuario demandante no es el único, pero sí es la primera persona que se atrevió a denunciar el hecho ante la Defensoría del Pueblo y luego ante la Función Judicial, todo esto ante la mirada silenciosa de las autoridades competentes que desde el 2011 poco o nada han hecho para que la empresa telefónica sea sancionada por haber emitido publicidad engañosa, tal como lo recoge la ya precitada sentencia que hoy está debidamente ejecutoriada.
Por ello es fundamental que otros usuarios que se hayan sentido afectados por esta publicidad engañosa no callen y que la autoridad tome inmediatamente medidas para sancionar lo que constituye un caso que todos conocimos y recordamos, pero que al parecer quienes son competentes para investigar y sancionar, simplemente han dejado en el olvido.

Twitter: @ccoronelg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada